Epílogo:

EL HOMBRE: UN COSMOS EN ESPERA DE REALIZARSE

A diferencia del título ¿Hombre=Cosmos?, puesto a los primeros 19 capítulos de este libro, título cuyo interrogativo carácter constituye más bien la no completa seguridad de una respuesta afirmativa a su cuestionamiento, quiero ponerle a este artículo un nombre más sugerente, más positivo y acorde con el tema: EL HOMBRE: UN COSMOS EN ESPERA DE REALIZARSE. Para ello me asiste una razón muy especifica: empiezan a acumularse, cada vez más insistentemente y con mayor fuerza, indicaciones respecto a que el “hardware” propio de nuestros organismos se encuentra diseñado de acuerdo con una muy especial clase de “software”, con capacidad de TOTALIZARNOS en nuestra propia UNIDAD, “software” el cual, para nuestra fortuna subyace, desde la mismísima Eternidad, literalmente escrito bajo las normas muy concretas de lo que muy apropiadamente podría denominarse: “UNITARIO Código de los Números del Sistema de Numeración Decimal”. Estas normas son de tal precisión, que hasta determinarían, como 13, el número de los microtubulos que componen la unidad básica que da estructura a nuestro esqueleto celular o citoesqueleto, así como también, a la geometría y modus operandi de las - según la típica expresión de Stuart Hameroff - “nubes” de electrones p es decir, de grandes números de tales partículas que conforman a las tubulinas o proteínas que constituyen a cada uno de los 13 microtubulos y a sus respectivas trasformaciones metabólicas.

Ahora bien, el UNITARIO Código de los Números del Sistema de Numeración Decimal también establece que el relativista proceso de incremento de la masa-energía de los electrones con la aceleración de su velocidad y tipificado por el número 7 (ver página 11 y siguientes de este mismo libro ), se integre* con el ya descrito proceso del numero 13 y que como resultado, las “nubes” de electrones p que conforman a las proteínas de nuestros microtubulos nos transformen literalmente, en rutilantes seres humanos y por ello, vital y conscientemente co-participes de la radiación de carácter universal que TOTALIZA, en la UNIDAD, al Cosmos en que vivimos y existimos: la Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin. Dicho con cortas palabras: somos todos y cada uno de nosotros…. ¡un Cosmos en espera de realizarse…!

.................................

* Y ello vía multiplicación, según el producto: 1/7 × 1/13= 1/91= el(los) ciclo(s) 010989 que identifican a la Microondulatoria Radiación de Fondo Cósmico de los 3° Kelvin.

Descargar libro

 

Más información sobre el mismo tema ver trabajo presentado por el autor a la Conferencia Académica Sophia-Iberia en Europa y que se llevó a cabo en Madrid, por la Universidad Pontificia Comillas,entre los días 5 a 7 de Septiembre del 2007
 
Sus inquietudes con gusto serán atendidas en:

cgonzalezv@hombreycosmos.org

cgonzalezv1@gmail.com