6-Apéndice 2: La ilusoria y tridimensional Anversa - Reversa ONDULACIÓN

Página 51 y siguientes. Como una consecuencia de ubicar al HOMBRE como observador en el punto central focal: 1/2 = 0.5 o punto de origen de las UNITARIAS coordenadas de un campo con tres dimensiones, los aspectos anversos-reversos mutuamente especulares de las coordenadas de las matrices inducidas por 1/x dentro de un contexto de TOTALIDAD energética, entran inmediatamente en una automática resonancia que hace casi que indiscernibles para el observador, la diferenciación entre las nociones cartesianas: derecha-izquierda, arriba-abajo, y las nociones tanto espaciales como temporales: atrás(pasado)-adelante(futuro). Ya Rowan Hamilton, en 1835, había expresado las ecuaciones del movimiento en una forma que demostraban un efecto dual entre las componentes del momento de un sistema dinámico y las coordenadas de su posición, habiéndolo bautizado efecto de variación nula si las nociones cartesianas: derecha-izquierda, arriba-abajo y atrás-adelante no variaban, o por el contrario: ley de acción variable cuando las citadas nociones cartesianas si variaban. Detrás de todo este geométrico comportamiento cartesiano está el tiempo que la luz (léase: la energía) se toma para pasar de un sistema de coordenadas al otro, por lo que la actual denominación de hamiltoniano está relacionada con la acción, es decir con la energía y/o con tiempo TOTALES consumidos por la luz para pasar de un sistema de coordenadas al otro. Cuando estos hallazgos de Hamilton se aplican al grado de curvatura que pueden llegar a conseguir los efectos gravitatorios de las grandes masas de la Relatividad General de Einstein sobre el “enrejado” que coordena cartesianamente de manera compleja a la TOTALIDAD cósmica, tal efecto gravitatorio puede volverse radical y “romper al enrejado”, formándose en consecuencia dos “agujeros”: en el extremo anverso, un “agujero negro” para la solución positiva de las ecuaciones y por donde el efecto gravitatorio “chuparía” todo lo que tuviera masa positiva; y por el extremo reverso, un “agujero blanco” para la solución negativa, por donde se “escupiría” todo lo que tenga masa negativa. Pero debido a la jerga matemática de los signos positivo-negativo, escupir es.... ¡“chupar” en sentido inverso! En razón de tal sinrazón, se especula actualmente sobre la posibilidad de que entre ambos “agujeros” pudiera establecerse una especie de túnel por el que los viajeros espaciales pudiesen viajar distancias fantásticas por el Universo, a velocidades miles o millones de veces superiores a la de luz, empequeñeciendo con esto al Universo. Pero hay un problema: el intercambio entre los signos positivo-negativo en las dos soluciones de las ecuaciones que plantean el asunto, exige que en algún lugar del espacio y en algún momento del tiempo, los signos positivo-negativo intercambien, muy balanceadamente, sus valores y eso, al tenor de la doctrina matemática que gobierna a las ecuaciones, no puede suceder porque el proceso no está debidamente cuantificado ni compensado dentro de su propia UNIDAD. Sin embargo, la aludida sinrazón de la permutación de signos no existe al interior de la UNIDAD coordenada cartesiamente de manera compleja, dado que ésta sí se encuentra UNITARIAMENTE cuantificada y por ello, muy delicadamente equilibrada-desequilibrada por el algoritmo fundamental 0, 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8 y 9. Por este motivo, tal viaje sí que podría ser ejecutado sin ningún contratiempo, pero por el... ¡ESPIRITU HUMANO!, estado hacia el cual los humanos propendemos evolutivamente en tanto que consumación natural de nuestra propia UNIDAD. Pero bien sabemos que implementar tal propensión como medio para obtener tal UNIDAD como evolutiva meta final, representa, para cada uno de nosotros, un trabajo largo, personal, de gran conciencia y tenacidad, plagado de permanentes y dolorosos combates con nuestro peor enemigo: ¡nosotros mismos!



Más información sobre el mismo tema ver trabajo presentado por el autor a la Conferencia Académica Sophia-Iberia en Europa y que se llevó a cabo en Madrid, por la Universidad Pontificia Comillas,entre los días 5 a 7 de Septiembre del 2007
 
Sus inquietudes con gusto serán atendidas en:

cgonzalezv@hombreycosmos.org

cgonzalezv1@gmail.com