3- El Hombre Cósmico: ¿microondas cósmicas + microondas orgánicas?

Página 34 y siguientes. ¿Existe para el HOMBRE un “software” cósmico  que lo  TOTALIZE en UNO? La respuesta puede estar oculta en las leyes físicas que  permiten las comunicaciones  electromagnéticas. Toda comunicación de este tipo necesita dos tipos de onda: una onda portadora de la información y otra onda que la modula es decir que “esculpe” a la onda portadora dándole la “forma” específica de todos y cada uno de los mensajes informáticos. La relación matemática entre las frecuencias de una y otra debe ser “armónica”, es decir que  la frecuencia de la onda que modula deber ser siempre un submúltiplo de la frecuencia de la onda portadora. El sentido de esta condición es permitirle a la onda moduladora “ensamblarse” perfectamente a la onda portadora con muy pequeños cambios “armónicos” en su frecuencia. Pero son precisamente esas pequeñísimas alteraciones en la frecuencia de la onda moduladora lo que le permite “codificar” el mensaje sobre la “topografía” de la onda portadora, la cual, una vez codificada y viajando al 0.9999...∞ de la velocidad de la luz C= 1, se irradia hacia el espacio circundante. Ahora  bien, el físico Herberth Fröhlich descubrió en 1968 que (cito a Roger Penrose en su libro: Las Sombras de la Mente):“...debería haber efectos vibracionales dentro de las células activas, que resonarían  con la radiación electromagnética de microondas, a 10¹¹ hertzios (Hz), como resultado de un fenómeno de coherencia cuántica biológica. En lugar de necesitar una temperatura baja, los efectos aparecen a partir de la existencia de  una gran energía de impulso metabólico. Existe ahora alguna evidencia observacional respetable en muchos sistemas biológicos, precisamente para el tipo de efecto que Fröhlich había predicho”. Mí propuesta entonces tiene mucha lógica: la radiación de fondo cósmico de los 3˚Kelvin es también una radiación de microondas de 10¹¹ Hz, cuya principal característica es que cubre a la TOTALIDAD del Universo. Ahora bien, si el hardware metabólico de nuestras células también produce microondas de 10¹¹ Hz pero que  varían en su frecuencia por efectos tan dispares como el tipo de alimentación, ausencia o presencia de azúcar en la sangre, o lo que es más determinante: por el estrés emocional del diario vivir que induce microvariaciones infinitas en el particular metabolismo celular de cada uno de nosotros, con la consecuente microvariación, también infinita, en las frecuencias de emisión celulares, no es entonces para nada descartable la posibilidad de que nuestras microondas celulares, de modo involuntario, automáticamente se conviertan en moduladoras ondas armónicas que como bosón-(par: fermión-antifermión) y para la eternidad, graben a la cinta-onda portadora que cubre a la TOTALIDAD UNIFICADA del Cosmos, con nuestro gradiente de conciencia, y con la impronta de nuestra personalidad, (con nuestras moduladoras microondas celulares que resonarian con la radiación electromagnética de microondas, a 10¹¹ hertzios” diría con propiedad Roger Penrose). Por ahora, mientras vivimos en carne y hueso la terrenal experiencia, solo grabamos en la onda portadora, pero después de morir ingresaremos al interior de la ya grabada portadora cinta-onda de los 3˚Kelvin e interactuaremos con nuestros propios actos, esculpidos en ella como una doble impresión de mutuos reflejos especulares, gobernados por la(s): desequilibrada termodinámica de emisión en tanto que fermión-antifermión y/o equilibrada termodinámica de absorción en tanto que bosón, intrínseca(s) a la naturaleza de la radiación  de fondo cósmica de los 3º Kelvin. La conciencia así obtenida, - si es que en verdad hemos logrado, con sabiduría equilibrar↔desequilibrar nuestra experiencia vital -, se habrá transformado ya en una auténtica SUPERCONCIENCIA, termodinámicamente equilibrada↔desequilibrada en y por la UNIDAD y por ello, eterna e infinita. El sendero investigativo y científico que nos queda por recorrer para corroborar esto, es largo y estará lleno de obstáculos; pero me queda una duda amable lector: ¿he podido sembrar en usted esta profunda inquietud?



Más información sobre el mismo tema ver trabajo presentado por el autor a la Conferencia Académica Sophia-Iberia en Europa y que se llevó a cabo en Madrid, por la Universidad Pontificia Comillas,entre los días 5 a 7 de Septiembre del 2007
 
Sus inquietudes con gusto serán atendidas en:

cgonzalezv@hombreycosmos.org

cgonzalezv1@gmail.com